La charla de una precandidata presidencial a la Inauguración del Año Académico de la Carrera de Periodismo fue evaluada, por muchos, como una actividad de corte proselitista  más que como una actividad académica propiamente tal. A priori,  desde el ámbito de la política contingente nacional, no parecía posible hacer la división entre la reconocida “periodista destacada” y la reciente “competidora política” que aspira a guiar los destinos de nuestro país. No obstante, la Carrera de Periodismo de nuestra universidad y la misma Beatriz  Sánchez demostraron que ambos conceptos –política y academia- sí son divisibles cuando la finalidad, como en este caso, es la transmisión de la experiencia en el ejercicio de la profesión.  

La visita de Beatriz Sánchez resultaba especialmente pertinente en este caso porque Chile está viviendo hoy un momento histórico inédito, marcado por la  candidatura de dos periodistas –Guillier y Sánchez- que buscan ocupar el sillón presidencial.  Esto habla de una realidad nacional y de unas características propias de la profesión de Periodista que, en su articulación, lo facilitan y permiten. Bueno, ¿qué es lo que está ocurriendo en nuestro país?, ¿qué es lo que hace que esta profesión sea tan versátil?, ¿qué competencias se desarrollan en la formación y en el ejercicio profesional del periodista que se traducen en capacidad de liderazgo? y ¿cómo se vincula el periodismo con lo propio del ejercicio político? 

Todas estas preguntas marcaron la pauta del análisis que los alumnos de Tercer Año realizaron tomando en consideración para ello el acontecer nacional y la exposición de Beatriz  y desde donde podemos desprender las siguientes conclusiones:

Los chilenos estamos cansados de la política y de los políticos. Una de las razones es que los vinculamos con hechos de corrupción: los casos Caval, Penta y Soquimich; las leyes, como la ley de pesca, que favorecen a ciertas empresas en desmedro de las demás; los desfalcos de las arcas públicas por las FFAA y Carabineros, entre otros, han causado que los ciudadanos dejemos de creer en quienes día a día realizan el ejercicio político y en quienes manejan recursos del país.

En cambio, el periodismo goza de confianza y alta credibilidad, no solo porque cumple  con su rol básico de informar y de mantener informada a la comunidad, sino, y principalmente, porque  con sus denuncias vela por la transparencia y el bien común. Además, ya a finales del siglo pasado, Mc Combs, con el establecimiento de la Agenda Setting, daba cuenta de esta realidad.  Por ello no es extraño que los periodistas – en especial los que se dedican al periodismo de opinión- puedan aparecer hoy en el escenario político con la aspiración de alcanzar la primera magistratura.

 

Por: Jimena Maiz Sáenz-Villarreal

Presidenta Comisión Conmemoración 25 Años Carrera de Periodismo

Docente del Departamento de Lenguas, Literatura y Comunicación