Los investigadores siempre habían despreciado, desestimado y no apreciado los estudios  sobre   el amor  (el amar  y sus incógnitos procesos emocionales) y sólo en los últimos decenios comenzaron a investigarlo neurocientíficos, neurobiológos y bioquímicos.

      El misterioso amar era sólo con el corazón y nada tenían que ver en él las frías-s Ciencia-s. Tan inexplicable era que la sabiduría popular decía que los enamorados estaban enfermos de la razón-¡locos de amor!...amour fou- y volaban en rosadas nubes; o por el lado filosófico es famosa la frase atribuida a Rousseau: El amor tiene razones que la razón desconoce

       Acontece que esos decires del conocimiento vulgar están siendo ratificados por la investigación tecnológica: el amor esta en los mismos sectores del cerebro en que están la depresión y otras enfermedades; y además hay fluidos químico-

Biológicos que son segregados en abundancia por las hormonas de los enamorados.

       Entre los y las investigadores de la metafórica “Química del Amor” -que ya no lo es por ser real- destaca Helen Fisher descubrieron que las placenteras sensaciones de felicidad y de plenitud de los enamorados eran generadas por: la serotonina, la dopamina, la endorfina y la oxitocina.  Esta última es la base propulsora del el apego, la complicidad, el afecto y la ternura de largo plazo. Y la

Vasopresina con la norepinefrina serían las gatilladoras de la líbido.

        Hasta el momento los investigadores responsabilizan como productor de estos  neurotransmisores y hormonas al “instinto sexual” que estaría en el

Cerebro reptílico y a similares afectos, sentires, sentimientos y emociones  situados en el cerebro límbico, los que comienzan a surgir desde las primeras miradas (el pinchar…hacerse ojitos), se acrecientan en el cortejo amoroso y

culminan con la atracción sexual irrefrenable.       

     Según Humberto Maturana (creador de la Teoría de la Autopoiesis conjuntamente con el otro chileno Francisco Varela, lamentablemente fallecido):

La emoción fundamental que  nos dio origen tuvo que haber sido el amor...que es la noción que funda lo social. Por ello las relaciones sociales son sólo aquellas que se fundan en el amar, es decir, aquéllas en las que los otros y las otras surgen como legítimos otros-as en la convivencia (con uno-a) y  en que existimos-vivimos.

 

     Y para concluir: promovamos – en el amar -  el amor verdadero y la

Comunicación verdadera (Acto altruista solidario de hacer en común).

Así estaremos cuidando y conservando nuestro vivir-existir para las

Futuras generaciones. La situación es seria y grave: ya flota en el mar y

a la deriva  otro gigantezco iceberg – del tamaño de Chiloé – producto

de nuestro inhumano comportamiento destructor de la vida

 

Por: Manuel Ortiz Veas.

Académico Departamento de Lenguas, Literatura y Comunicación.