El Dr. Carlos del Valle lideró la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades durante tres períodos consecutivos, es decir durante 9 años.  Su legado está marcado por la acreditación de todas las carreras de Pregrado y las mejoras en infraestructura de las Carreras de Pedagogías.

 A sólo días de dejar el cargo de Decano de la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades. ¿Cuáles son sus primeras reflexiones?

Lo primero es que son 9 nueve años que están terminando en septiembre de este año. Durante estos tres periodos hemos logrado ampliar la oferta de programas de pregrado y de postgrado, lo más notorio ha sido la creación de la carrera de Pedagogía en Inglés y la creación del Programa de Bachillerato en Ciencias Sociales. Fueron dos proyectos de trabajo intenso que de apoco se fueron consolidando. En el caso de inglés tenemos la construcción de nuevos espacios como laboratorios, en el caso del bachillerato partimos tímidamente con muy pocos estudiantes y el día de hoy ya tenemos un número aceptable para que se transforme en una alternativa real. 

Y en postgrado?...

En el caso de los posgrados tenemos proyectos que se crearon en este periodo como por ejemplo el Doctorado en Psicología, donde se ampliaron espacios dentro del mismo edificio de Psicología que son exclusivamente de los estudiantes de doctorado, más otros espacios de edificios de los diferentes departamentos. También trabajamos en el doctorado en Ciencias Sociales, que es el más nuevo de la Facultad y que venía con recursos adicionales del Ministerio de Educación por logro de desempeño, pero que significo discutir distintas áreas que abordaría este proyecto con propuestas que prevalecieron y otras que no, que al final dieron forma al Doctorado en Ciencias Sociales. 

Además todas las carreras de pregrado están acreditadas…

Así es. Yo creo que uno de los logros más importantes dentro de estos nueve años fue acreditar todas las carreras de pregrado, los programas de magister y dos de los tres programas de doctorado. Uno de los desafíos pendientes de este año, eso sí, es reacreditar nuevamente el Doctorado en Educación. 

 ¿Y en qué áreas se potenciaron las inversiones de la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades?

Nosotros tuvimos la oportunidad de manejar desde el comienzo recursos importantes. Nos adjudicamos el convenio de desempeño en las Ciencias Sociales en el Ministerio de Educación que permitió incorporar 2 mil 300 millones de pesos en unos cuatro años. Así creamos espacios que no teníamos, que son los dos edificios del Núcleo de Ciencias Sociales y Humanidades. Logramos obtener recursos para otros desafíos como Pedagogía en Inglés, lo cual significó ampliar los espacios del edificio de educación con dos laboratorios y así poder tener todas las carreras funcionando en el mismo lugar. Hay otros espacios que ya existían y que los fuimos mejorando como es el laboratorio audiovisual que se encuentra frente al edificio central de la Facultad. Ese es un espacio que se ha ido modernizando en los últimos años en el área de televisión y edición. 

Y finalmente ¿Se concretará la construcción del auditorio para la Facultad?

Se logró aprobar este año con la junta directiva, el tan esperado auditorio para nuestra Facultad. El cual veníamos pidiendo hace años. Empieza la licitación ahora y en el verano quizás ya empiece la construcción. Será un edificio que está junto al edificio Irma Salas en dirección hacia Francisco Salazar, ahí se van a poder realizar actividades más académicas, más formales de la Facultad. Lo otro, es la adjudicación del nuevo convenio de desempeño en educación que se aprobó a fines del año pasado. Esto significará que se le entreguen espacios a la gente de la Carrera de Geografía quienes nos habían solicitado espacios para desarrollar su trabajo. 

¿Qué desafío cree Ud. que le quedó pendiente?

Uno de los desafíos importantes que van a quedar pendientes es articular de mejor manera infraestructura que se han ido creando en la Universidad en el último tiempo y que es necesario una construcción en conjunto con el trabajo de la facultad. Este es un desafío que queda sujeto al tiempo ya que se espera que el futuro exista mayor colaboración en ese aspecto. 

¿Siente que queda otro tema importante que resolver al interior de la Facultad?

El gran desafío que tiene la Facultad es la matrícula. La Reforma Educacional, establece que se aumente el puntaje de corte para los estudiantes de pedagogía en 550 puntos, lo que significa que vamos a perder un número importante de estudiantes que están bajo los 550 puntos, que no son los menos. Esto significa captar estudiantes por las otras vías de ingreso que tenemos como el programa PACE, el programa “Yo Quiero Ser Profesor”, que son programas que están acreditados por el Ministerio de Educación que ingresen por ahí independiente del puntaje que tengan.

Y ahora Decano ¿Se dedicará sólo a la investigación o también a la docencia?

El propósito ahora es volver al trabajo de investigación, en las comunicaciones. Un trabajo vinculado al núcleo de Ciencias Sociales, lo cual será permanente y frecuente, sin dejar de lado lo que me mantiene ligado a la Facultad que es la docencia en la Carrera de Periodismo.

Además antes de finalizar, me gustaría hacer un reconocimiento a las personas con las que estuve trabajando estos nueve años que son las personas con las que comencé. Desde los auxiliares, las secretarías, profesores, administrativos, todos y todas quienes hicieron posible también los avances logrados en nuestra Facultad.

Finalmente creo que el balance de estos 9 años es positivo, se concretaron hitos importantes para nuestra Facultad que me dejan satisfecho por el trabajo realizado.