Funcionarios y académicos que se acogen a retiro son reconocidos por la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades

 Durante la actividad, la FESCH distinguió a Margarita Baeza Cortés, docente del Departamento de Educación Física, Deportes y Recreación; Ana Arellano Obreque, del Departamento de Trabajo Social; los profesores señores Luis de la Barra Arroyo y Manuel Ortiz Veas, del Departamento de Lenguas, Literatura y Comunicación.

Con un solemne acto académico y como una muestra de aprecio y agradecimiento a su contribución en diferentes ámbitos del proceso de consolidación de la Universidad de La Frontera, la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades destacó a cuatro funcionarios y académicos que este 2018 se acogen a retiro, realizando un alto en sus actividades para homenajear a quienes por más de treinta años se desempeñaron dentro de sus departamentos.

Durante la actividad, la FESCH distinguió a Margarita Baeza Cortés, docente del Departamento de Educación Física, Deportes y Recreación; Ana Arellano Obreque, del Departamento de Trabajo Social; los profesores señores Luis de la Barra Arroyo y Manuel Ortiz Veas, del Departamento de Lenguas, Literatura y Comunicación.

Presidida por el decano Dr. Juan Manuel Fierro, durante esta emotiva ceremonia, los ahora ex funcionarios de la Universidad de La Frontera recibieron una reseña de su quehacer universitario de parte de sus colegas, quienes enfatizaron en el gran aporte que los profesionales han hecho a la historia de nuestra casa de estudios.

Un emocionante reconocimiento 

Para el profesor Dr. Luis de la Barra, quien ingresó a la UFRO en 1986, cumpliendo así con 32 años de servicio, esta actividad fue “enteramente emotiva, procedente, agradable. Una sorpresa para mi pues me habían invitado a un desayuno y pensé que íbamos a estar solamente los cuatro que nos vamos, pero cuando entré aquí y la sala estaba llena fue muy bonito, muy lindos los regalos, muy significativos. Y las palabras que Jaime Otazo refirió de mi fueron bastante históricas porque de verdad yo podía identificarme con lo que él iba diciendo, no estaba inventando. Yo soy un agradecido de la Universidad de la Frontera, trabajé aquí con absoluta libertad, a pesar de que el comienzo fue ingrato por la época que vivía el país, para mí la universidad ha sido muy llevadera, uno aquí puede casi auto administrarse” destacó emocionado el académico.

De igual forma, Margarita Baeza, señaló que “la ceremonia la encontré lindísima, tal como dijo el decano, académica, como tiene que ser en una universidad, reconocer a quienes se van yendo y me pareció muy emotivo. Todo lo que el decano dijo me identificó plenamente. A mí no me queda más que agradecer a la universidad, a la facultad, que me permitió, desde el año 1977, realizarme como persona, como profesional y en lo familiar. Con mis colegas, el actual equipo del decanato nos une un gran cariño, con las colegas secretarias, auxiliares, hemos sido muy cercanos, ya que pasé por esta facultad en distintos periodos y por diferentes cargos, nunca hemos perdido nuestro nexo. Como profesora yo me realicé, formando a muchas generaciones en la parte formativa de la gimnasia, folclore, de la educación del ritmo, pero también en la parte competitiva. Como dijo en sus palabras el director del Departamento de Educación Física, Deportes y Recreación, Cristian Martínez, la gimnasia rítmica en Chile está muy desarrollada y los grandes técnicos nacionales son todos titulados y egresados de la UFRO y trabajaron conmigo” añadió la académica.

Por su parte, el emblemático profesor de la carrera de periodismo Manuel Ortiz, quien cuenta con 48 años de vida laboral, 23 de ellos en la Universidad de la Frontera, señaló sentirse “bastante emocionado, fue muy hermoso lo que dijo Ximena Maiz Sáenz, quien realizó estas palabras junto a quien fuera mi alumno hace 25 años Jaime Otazo. Encuentro que en esta carrera tenemos más comunicación con los alumnos, yo siempre los recuerdo con mucho cariño y cuando me encuentro con ellos me doy cuenta de que también me tienen mucho cariño, entonces eso lo agradezco siempre. Más allá de los premios y galardones, yo creo que es eso lo más bonito, el recuerdo que tienen los alumnos de uno y todos los éxitos que ellos van cosechando en sus carreras profesionales”, señaló Ortiz.

Asimismo, Ana Arellano, ahora ex directora del Departamento de Trabajo Social, también tuvo palabras de agradecimiento por esta emotiva ceremonia de reconocimiento, señalando que “tengo sentimientos contradictorios. Estoy emocionada, contenta, pero al mismo tiempo con pena. La ceremonia fue muy íntima, muy emotiva, fue algo muy personal para cada uno de nosotros, las palabras que nos dirigieron. Asimismo, las palabras del decano y los regalos que nos dieron, muy bien elegidos.  El desempeñarse en esta universidad es una tremenda oportunidad para quienes trabajamos acá, de enseñar y ser modelos para muchos estudiantes y también para nuestros colegas” destacó la emocionada funcionaria.

Equipo de Comunicaciones

FECSH